06 julio 2009

El periodismo desde su propia sangre

Soy periodista y luego de algunos años dentro de él puedo decir que el Periodismo, no es ni el más vil de los oficios ni la más noble de las profesiones, no está ni siquiera ligada a funciones delicadas y tampoco tiene el poderío que ostenta tener, acaso puede ser una actividad medianamente remunerada, que de no tener los pies bien asentados en la realidad y un acertado sentido sobre las convicciones, puede llevarlo a uno a pensar en un abrupto fracaso y a desangrar la miseria de otros como la propia.

El periodismo dice ser el cuarto poder y ese, es un exceso de optimismo. Asegurar que un periodista puede echarse abajo un Gobierno es un despropósito, una insensatez cargada de mucha soberbia, característica de la vieja escuela periodística, que nos ha dejado un legado bastante deplorable.

Decir que tenemos más que acorralado al Gobierno, con la fiscalización y el seguimiento, es por decirlo menos, una altanería sin fundamento. Decía que un medio de comunicación, no pudo, no puede hasta ahora, ni podrá jamás tirar abajo una estructura de mando nacional. El periodismo, sin la ayuda del Gobierno mismo o de parte de ese régimen no sería nada, es decir sus denodados esfuerzos en busca de la “legalidad”, la “justicia” y la “verdad” se estrellarían contra el fortificado ensamblaje del Gobierno que desvirtualiza todo.

Hagamos memoria, en los peores momentos de la dictadura Sanchecerrista, nadie alzó la voz de protesta y si en algún momento un medio hizo acaso el amago de hacerlo, el aparato de mando apabulló las “buenas intenciones” de la prensa.

En el apogeo de la debacle aprista en el 85, no hubo medio que no “meara” sobre García, sus ministros y la mayoría parlamentaria, la inflación, la recepción, el terrorismo y la corrupción, dieron aparentemente motivos más que suficientes para enviar a Alan junto a Víctor Raúl (Q.e.p.d), pero el periodismo no pudo Intentó pero no dio más.

En la podredumbre moral del Fujimorismo nadie pudo sacar al genocida oriental del sillón presidencial, si no fuera por las malas artes de nuestros propios congresistas, que se remataron al Doc. quisá hasta ahora estuviéramos leyendo los diarios chichas en la esquina.

Toledo, nuevamente García y los escandaletes de corrupción colocaron en jaque al Gobierno, pero la prensa no tuvo la fuerza que tanto propugnaba.

En el exterior, Bolivia, Italia, Estados Unidos, Venezuela, etc. No pudieron defenestrar a los antipáticos de Evo, Berlusconi, Clinton, y Chávez, Digamos que motivos nunca les faltaron. Inclusive el nuevo Bolivar, le ha ganado la batalla a los medios y ha destruido a varios canales y diarios. Algo parecido a la expropiación de Velasco en Perú.

Entonces hablar del poderío de los medios es totalmente exagerado. Diría yo que el Gobierno en muchos casos nos tiene acogotados, mucho de esto gracias a los malos periodistas que se regalaban por unas monedas. Y en otro tanto a l abuso de poder de las dictaduras. Sin embrago, sigo pensando que la función del periodismo será siempre informar con total veracidad y con la mayor objetividad, lo demás se lo dejo al Gobierno.


P.D: Pido disculpas por la larga ausencia. Hoy decidí escribir de algo, seguramente no era algo que esperaban. El espacio como en el mundo es diverso y hoy la diversidad tocó mi puerta.

8 comentarios:

Gabita dijo...

A fin escribiste, dije de repente hoy que es lunes se te antoja escribir. Y mira la grata sorpresa. Después de un año, Jajajja, bueno no importa de nuevo estás entre nosotros. La espera valió la pena de la mejor que te he leído en los últimos meses, aunque en el boletín escribes mejor jajaja.

Sin embargo, que ay del errante y de los acordes, esta vez la diversidad si vale.

Con respecto a los discos antiguos de blues, los sigo esperando hace dos años.

GAb

carlos dijo...

Exacto martín, a veces creemos tener el poder que no poseemos, y eso constantemente nos lleva al fracaso.

No te pierdas.

P.D: la otra vez te escribí un correo no sé si te llegó eta para preguntarte sobre Bushido y una bandas de Rock, contéstame porfa

Carmen Rosa dijo...

que bueno que hayas escribo. aún no leo , pero me llegò la alerta a mi correo. te escribo un coments más tarde. Un beso

Mariam dijo...

La cruzada pro Martín funcionó vya que animaste a colgar algo. No esra loq ue esperaba pero es bueno que hayas escrito

Hubiera preferido algo musical, pero sogues manteniendo ese sarcasmo en la pluma.

auqnue tu mejor frase es "decir que somos el cuarto poder es un exceso de optimismo"

zone dijo...

exacto los periodistas avces sobredimensionan su actividad, que bueno que no soy uno de ellos.

Alina dijo...

Buen post.
Saludos desde Chile. ya sabes quien soy?

Alfredo Bravo Carjón dijo...

Muy buen tema señor Periodista. Lamentablemente no muchos profesionales entienden el ejercicio periodístico como algo importante y lo trivializan colocando esta actividad en un acápite inferior o como un "simple escribidor". Inclusive algunos hay quienes creen teenr un poder divino que lo hace fuertes. Ante quién?.

No soy periodista pero entiendo que muchos se vendieron a los regímenes anteriores.

Es necesario que muchos hagan suya su voz.

Anónimo dijo...

A pesar de escribir para el mismo blog y conocer tus textos desde LETGRAFIA, no había tenido la osadia de opinar a favor o en contra, pero hoy te digo que con mucha razon te pronuncias acerca del poder del periodismo; yo te digo que es como la litertura solo puede servir en una sociedad que mayoritariamente lea; este no es el caso del PErú